Comprar entradas Planea tu visita

Producción de hachís

El hachís se elabora a partir de la sustancia pegajosa (tricoma) de la marihuana.

Algunos métodos tienen miles de años. La potencia, y otras características del hachís están relacionados con la dotación genética.

Producción de hachís

Métodos tradicionales

El hachís se elabora a partir de la sustancia pegajosa (tricoma) de la marihuana. Algunos métodos tienen miles de años. La potencia, y otras características del hachís están relacionados con la dotación genética.

El hachís se elabora de diferentes maneras, pero siempre de forma totalmente natural y sin recurrir a productos químicos. Los museos de Ámsterdam y Barcelona muestran ilustraciones sobre los métodos de elaboración del hachís, así como diferentes instrumentos utilizados para este fin.

Producción de hachís con un tamiz

La mayor parte de las variedades de hachís se elabora frotando las plantas secas sobre un tamiz muy fino. De esta forma, los tricomas se separan de la planta y caen por el tamiz. A continuación, las glándulas de resina recogidas se procesan con ayuda de calor y presión hasta obtener una masa homogénea de hachís. Por lo general, el hachís tamizado es más duro y compacto que el hachís frotado con las manos, ya que se suele prensar de forma mecánica. Este hachís puede variar de marrón claro y seco a negro muy oscuro y pegajoso.

Producción de hachís con la mano

El charas se hace frotando con las manos las flores de las plantas hembra vivas para desprender de la flor los tricomas (pequeñas glándulas de resina que producen los componentes activos de la planta). Luego se rasca la resina de la palma de la mano y se hace una bola homogénea con la propia mano. Este hachís suele ser marrón oscuro o negro, un tanto pegajoso y blando a temperatura ambiente.

Mira la colección

Piezas destacadas de la colección

Hazte amigo

Newsletter del museo

Regístrate en nuestra newsletter y sé el primero en recibir información sobre las novedades y eventos del museo.