El cannabis y nuestro cuerpo

¿De qué manera se producen la mayoría de los efectos psicoactivos y medicinales del cannabis en el cuerpo humano? Descubra más sobre los cannabinoides y el sistema endocannabinoide aquí.

La bioquímica del cannabis constituye un tema tan interesante como complejo. La investigación se adentra en las propiedades de los muchos cannabinoides distintos producidos por las diversas variedades de la planta de cannabis y The Hash Marihuana & Hemp Museum sigue todos los nuevos descubrimientos con interés. Este apartado presenta una visión básica de conjunto sobre el modo en que los componentes básicos del cannabis interactúan con el cuerpo humano. 

Los cannabinoides y el sistema endocannábico

De manera natural, el cannabis produce varios cannabinoides, quizás hasta 60, aunque es poco lo que se sabe sobre la mayoría de ellos. Los cannabinoides más comunes y potentes –y por consiguiente mejor conocidos y más estudiados– son el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (CBD) y el cannabinol (CBN). 

El cerebro humano produce un neurotransmisor conocido como anandamida que también pertenece al grupo de los cannabinoides. Los receptores de anandamida se encuentran en todo el cuerpo humano -en el sistema nervioso, el intestino, los órganos y, especialmente, el cerebro. La denominación para esta red en su conjunto es sistema endocannabinoide.

Gracias a este sistema, los cannabinoides contenidos en el cannabis son capaces de unirse a los receptores endocannabinoides presentes en el cuerpo humano. Esta acción es la base de todos los beneficios psicoactivos y de la mayor parte de los beneficios medicinales del cannabis.

Cannabis natural versus cannabinoides de síntesis

El cannabis proporcionó beneficios medicinales y terapéuticos durante miles de años antes de que sus principios activos pudieran ser identificados o aislados. Las proporciones precisas de ingredientes activos en cualquier muestra de cannabis natural pueden variar o representar un factor desconocido, pero no por ello el consumo de cannabis natural representa un riesgo para sus usuarios. Por el contrario, el uso de cannabis natural durante un periodo tan largo de tiempo sin evidencia alguna de efectos secundarios de tipo tóxico es un potente indicador de que no es un peligro.

Por añadidura, el hecho de que sea necesario aislar y sintetizar los cannabinoides para estudiarlos no significa que los cannabinoides aislados o de síntesis sean la mejor forma de cannabis medicinal que administrar a los pacientes. 

Hay evidencia empírica de que ingerir cannabis en su forma natural puede proporcionar un mayor abanico de beneficios terapéuticos que en forma de cannabinoides aislados, seguramente por el factor desconocido que representan los diversos cannabinoides y otras sustancias de la planta.

Share: 
Facebook icon
Twitter icon
Pinterest icon