El scooter de cáñamo – el Be.e

El Museum de Ámsterdam presenta un nuevo y sorprendente préstamo que ha recibido: un prototipo del Be.e.

El Be.e es el primer scooter eléctrico del mundo con un cuadro hecho de fibras de cáñamo (90 %), fibras de lino (10 %) y biorresina. El Be.e ha sido desarrollado por el diseñador holandés Vaniek Colenbrander y su empresa Van.Eko, mientras que el estudio Waarmakers se ha hecho cargo del diseño. El museo se siente orgulloso de poder mostrar este muy especial ejemplo (hay solamente cuatro prototipos) de diseño holandés contemporáneo. El scooter encaja a la perfección con la misión del museo de dar a conocer al público internacional –alrededor de 100 000 visitas anuales– las numerosas aplicaciones de la planta de cáñamo.

El cáñamo es cada vez más usado en productos sostenibles por innovadores diseñadores y fabricantes que piensan en el medio ambiente. El Be.e es el primer scooter cuyo chasis ha sido fabricado únicamente con materiales de origen biológico. Además, el Be.e es eléctrico: su potente motor de 4 kW alcanza los 50 km/h en 6 segundos. A esta velocidad, el Be.e consume menos energía que una aspiradora común, y en completo silencio. Si la batería de 2,5 kWh se usa bien, tiene una autonomía de 80 kilómetros; 60 kilómetros si el uso es intensivo. En resumen, el Be.e es un scooter eléctrico rápido y sólido, que gracias a su acabado, su calidad y su icónico diseño marca la diferencia con respecto a los modelos de origen chino que inundan el mercado.  

Las fibras de cáñamo empleadas en la fabricación del scooter provienen de HempFlax, una empresa hermanada con el Hash Marihuana & Hemp Museum que cultiva cáñamo industrial en el norte de los Países Bajos. HempFlax suministra también fibras de cáñamo para paneles de puerta a fabricantes de vehículos como BMW, Mercedes y Bugatti. Dado que el cáñamo puede cultivarse de un modo extremadamente ecológico –la planta crece gracias al sol, el viento y el agua, sin necesidad de pesticidas–, esta planta es especialmente adecuada para hacer realidad un futuro sostenible. El plástico es tremendamente ligero, pero muy resistente. El empleo de estos llamados biocompuestos hace posible fabricar productos complejos y resistentes que son a la vez ligeros y sostenibles.

Hasta el momento en que el Be.e pueda ser fabricado en serie, quedan aún algunos pasos que dar en su desarrollo. Quien lo desee puede contribuir al desarrollo final del scooter participando en el proyecto de crowdfunding. Ya se han conseguido 23 000 € (30 % del capital necesario) y la cantidad mínima de inversión es de 20 €. Para más detalles.

www.vaneko.com.

Share: 
Facebook icon
Twitter icon
Pinterest icon