Cannabis Cultural

Muchos de los expositores de nuestros museos están dedicados a la faceta cultural del uso del cannabis. Las pipas e instrumentos para fumar de todo el mundo muestran el modo en que las diferentes culturas han hecho uso de la marihuana y el hachís. Algunos de los objetos expuestos, como las pipas indias (chillum), tradicionalmente se empleaban para un uso sacramental del cannabis (fumar como parte de una ceremonia religiosa); otros, como la pipa de agua hecha a partir de una botella de cerveza de cáñamo, son solo una divertida curiosidad. 

Cheech y Chong

Para mucha gente, compartir el cannabis es una parte importante del uso cultural de la planta. Las pinturas, ilustraciones y fotografías muestran a gente corriente de muchas épocas disfrutando de fumar en compañía. Figuras de los iconos de la cultura pop como Cheech y Chong, los Fabulous Furry Freak Brothers y Jay y Silent Bob, representan el papel que el cannabis de uso recreativo desempeña en el humor contemporáneo. 

Los efectos trascendentales del cannabis

En los albores de la cultura humana, los sentimientos y efectos generados por el cannabis se entrelazaban con las creencias religiosas primitivas y con la ‘comunión con los dioses’, ya que se quemaba como incienso durante actos ceremoniales. A medida que las culturas han crecido en sofisticación, los efectos trascendentales del cannabis se han ganado el favor de muchos artistas, escritores y músicos. Se convirtió en una fuente de inspiración y creatividad para muchos artistas, y sigue siendo, por prácticamente las mismas razones que lo hacían valioso en su uso sacramental. 

Utilización con fines lúdicos y relajantes

Las referencias al cannabis en el arte, la literatura y la música solían generar interés entre el público y contribuían a otra forma de uso muy popular, que ganó impulso desde los años sesenta en adelante: su utilización con fines lúdicos y relajantes.

Vale la pena comentar que este uso del cannabis parece propenso a ser más susceptible de excesos o incluso de abuso. Aunque el cannabis es una de las sustancias recreativas más seguras y menos tóxicas conocidas por la humanidad, debería evitarse un uso habitual de cualquier sustancia de este tipo. Sin embargo, a pesar del hecho de que el cannabis es mucho menos susceptible de causar daños que, por ejemplo, el alcohol, su uso lúdico (por no hablar de los consumidores lúdicos) sigue siendo la faceta más difamada, malinterpretada y tergiversada en los medios.

Share: 
Facebook icon
Twitter icon
Pinterest icon