Historia del cáñamo

El cáñamo industrial es uno de los cultivos agrícolas más antiguos del mundo. Las variedades cultivadas para el uso industrial no contienen apenas sustancias psicoactivas, pero aun así pertenecen a la misma familia que la marihuana medicinal o el cannabis que se vende actualmente en los coffeshops de Ámsterdam. Las fibras del tejido de la corteza, alrededor del leñoso tallo de la planta de cannabis, son las fibras más resistentes que se conocen; esta es una de las muchas ventajas del cáñamo industrial.

Cultivo, cosecha y procesamiento del cáñamo

En nuestros museos de Ámsterdam y Barcelona puedes seguir con todo detalle cómo se cultivaba, cosechaba y procesaba el cáñamo en el pasado y descubrir las diferentes formas en que la planta ha proporcionado la materia prima para todo tipo de productos, desde cuerdas y sandalias hasta un quimono o una bolsa de agua. Debido a lo resistente que es esta fibra, los tejidos de cáñamo eran sumamente populares. 

Para ver en nuestros museos

Esta planta cuenta con una larga historia, y de ello dan testimonio excepcionales grabados e ilustraciones de los siglos XIX y XX, fotos únicas del cultivo de cáñamo en Italia y Europa del Este o las antiguas herramientas utilizadas durante este cultivo. Aunque las pinturas muestras con frecuencia una romántica imagen de la vida rural, la realidad era muy diferente. El procesamiento del cáñamo era un trabajo muy laborioso, al que se dedicaban familias enteras para ganarse la vida. 

Fases en el procesamiento del cáñamo

El cáñamo se ha procesado de la misma manera durante siglos. Tras la cosecha, las flores, las semillas y las hojas se desprendían de la planta con ayuda de palos. Acto seguido, los tallos se "enriaban" - un proceso de descomposición - dejándolos en una acequia o sobre los campos, donde el rocío los mojaba cada mañana, consiguiendo así que el núcleo leñoso del tronco se desprendiese de las fibras de la corteza. Los tallos húmedos se ataban en haces y se ponían a secar contra una valla especial o un sauce podado. En algunas ocasiones se recurría al fuego para lograr que el cáñamo se secara a fondo.

Durante el agramado o rotura del cáñamo, los tallos se pulverizaban con una herramienta de madera denominada agramadera («braak») para separar la fibra de la corteza y el núcleo. A continuación, los haces de fibras se golpeaban con un trozo de madera plana para eliminar aún más material leñoso. Los últimos restos se retiraban rastrillando las fibras con un rastrillo puntiagudo. De esta manera, las fibras estaban listas para su posterior procesamiento, haciendo hilos con los que elaborar cuerdas o tejidos.

Share: 
Facebook icon
Twitter icon
Pinterest icon
On display here: 
Las flores femeninas de Cannabis Sativa son generalmente más alargadas y tienen más aspecto de "pluma" que las de Cannabis Indica.

El Cannabis Sativa es, probablemente, una de las formas más comunes de cannabis en todo el mundo, así como el tipo con más aplicaciones. 

Cáñamo industrial o, simplemente, cáñamo son los nombres más comúnmente conocidos de una variedad de cannabis que produce fibras y contiene menos de un 0.3% de THC y no produce ningún efecto psicoactivo, fumado o por ingestión, aunque se trate de la misma planta: Cannabis sativa L.

Al prensar las semillas de cáñamo, se obtiene un aceite que puede utilizarse, tal cual, para elaborar productos nutricionales e industriales.

Al prensar las semillas de cáñamo, se obtiene un aceite que puede utilizarse, tal cual, para elaborar productos nutricionales e industriales. Se trata de un producto sano y sostenible.